Categoría: Intervenciones asistidas con perros

Intervenciones asistidas con perros

Baby Dog en S'Hort Vell

Las intervenciones asistidas con animales son un recurso complementario que, de una forma lúdica, promueven la calidad de vida de las personas y proporcionan beneficios preventivos, cognitivos, psicoafectivos y sensoriomotores. Estas intervenciones pueden ser muy útiles para generar sentimientos de competencia en la persona, así como mejorar la autoestima, evitar el aislamiento y favorecer la actividad física, entre otros beneficios.

En nuestro centro nos hemos formado, seguimos las pautas y recomendaciones y mantenemos estrecha colaboración con el Centre de Teràpies Assistides amb Cans (CTAC), organización con una amplia experiencia y largo recorrido en el campo de las Intervenciones asistidas con perros.

¿Qué son las intervenciones asistidas con perros (IAP)?

Las Intervenciones Asistidas con Perros (IAP) son programas complementarios diseñados para promover la calidad de vida de las personas en los que participan perros bajo la supervisión y dirección de los profesionales responsables del programa (Ristol y Domènec, 2012).

El perro es un elemento motivador que participa en la intervención favoreciendo la interacción humano-animal y generando beneficios cognitivos, sociales, psicoafectivos y sensoriomotores.

Entre las Intervenciones Asistidas con Perros, en función de los objetivos a trabajar y los profesionales implicados en su diseño e implementación, podemos distinguir entre (Ristol y Domènec, 2012): actividades asistidas con perros, terapia asistida con perros, educación asistida con perros y valoración asistida con perros.

¿Cómo es el perro de intervención?

El perro de intervención es previamente seleccionado y entrenado para participar en las intervenciones teniendo en cuenta su fiabilidad ante diferentes situaciones, que su conducta sea predecible, controlable, adecuada para el tipo de intervención, con el fin de que el usuario se sienta cómodo y seguro. Todo perro que participa en las intervenciones se encuentra sano en los aspectos físicos y psíquicos, pasando por unos rigurosos controles veterinarios con el fin de garantizar la buena salud del animal.

Nuestro equipo canino

Consulte nuestro equipo canino en este enlace:

Nuestros perros

Ámbitos de intervención

Actualmente, el equipo de intervenciones asistidas con perros de S’Hort Vell, está trabajando/colaborando con diversas entidades, desde servicios geriátricos o residenciales a hospitales o escuelas con niños no diagnosticados.

Entidades y centros con las que mantenemos colaboración en nuestro ejercicio profesional con las IAP son: APROSCOM Fundación (servicio de residencia y escuela Joan Mesquida), Hospital Sant Joan de Déu (Palma), Residencia Cas Metge Rei (Santa Maria del Camí), Col·legi Cooperativa Son Verí Nou y proyectos anteriores en IES Baltasar Porcel y IES Antoni Maura, Asociación Estel de Llevant (centro de día), Mente, etc.

Nuestros perros

Perros S'Hort Vell

Tipologías

Nuestro equipo canino está formado por perros de diferentes razas y alzadas, desde los pequeños Cavalier King Charles, hasta Goldens y Labradores Retriever.

Nuestro equipo canino

La selección

En la elección buscamos, más que una raza o belleza determinadas, el carácter del individuo, su capacidad de aprendizaje y trabajo sin estrés, con alegría y sin miedos.

Disponemos de tres perros entrenados, colaborando en las Intervenciones Asistidas con Perros (IAP) bajo la asistencia de sus técnicos, formando equipo con los profesionales que requieren este recurso para el desarrollo de las actividades en las que trabajan, ya sea con niños, en el ámbito docente; con personas mayores, en el ámbito geriátrico; con psicólogos, fisioterapeutas, educadores e integradores sociales, maestros de educación especial, etc., o en el ámbito de la rehabilitación terapéutica. Tenemos también tres cachorros en formación para poder garantizar nuestro trabajo y atender el crecimiento de las tareas asignadas al departamento.

El bienestar del perro de terapias

Hábitat

Todos conocemos al perro como mascota y estamos habituados a verlo, incluso tenerlo en nuestros hogares como uno más de la familia.

Nuestros perros de intervención viven también en ambiente familiar, tienen su tiempo de juego y diversión y sobre todo de estar en manada, en nuestra finca, en plena naturaleza y libertad. Tienen también unas claras rutinas de higiene, de comportamiento tranquilo y atento al guía o técnico con el que trabajan y, sobre todo, están preparados para comprender que en el momento en que se les viste para su rol de recurso colaborador del experto, su comportamiento debe ser totalmente atento a las instrucciones verbales o gestuales que se les van dando y deben permanecer en su lugar de forma tranquila y segura.

Para conseguirlo, el equipo de técnicos debe estar muy compenetrado, conocer y mantener las instrucciones de forma correcta, utilizando los mismos signos, voces, etc., para que cualquiera de nuestros perros pueda comprender qué se le está solicitando y pueda realizarlo con alegría y facilidad.

Alimentación y cuidados

Todos nuestros perros entrenados para la realización de IAP están bajo en control del veterinario de referencia. Tienen una alimentación de alta calidad que cubre las necesidades específicas de cada individuo.

Para conseguir el nivel de tranquilidad y garantizar la ausencia de estrés durante las intervenciones, los perros deben hacer mucho ejercicio en libertad. Por tanto, la alimentación debe tener unos valores energéticos precisos, en orden a mantener su calidad de vida sin componentes que dificulten su agilidad, atención y tranquilidad.

El perro dedicado a colaborar en las IAP debe mantener una higiene muy estricta, de pelo, boca, manos y pies que permita la entrada en lugares que requieran una especial atención como pueden ser aulas escolares, residencias de personas con necesidades especiales, hospitales, etc.

Además, deben cumplir todos los requisitos que marca la normativa referente a vacunación, desparasitación y analíticas complementarias que puedan garantizar la seguridad en el contacto con los usuarios.

Baby Dog & Baby Pony

Baby Dog & Baby Pony en S'Hort Vell

Baby Dog & Baby Pony es un programa educativo para niños y niñas de 3 a 6 años basado en las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA)

Baby Dog & Baby Pony es un programa educativo para niños y niñas basado en las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA), en este caso concreto la Educación Asistida con Animales (EAA) con perros y ponis. Este programa tiene como objetivo fortalecer la vinculación de niños y niñas de 3 a 6 años (2º ciclo de educación infantil) con su contexto y potenciar los hitos evolutivos de las áreas de desarrollo propias de esta edad.

El proyecto recoge una serie de actividades en las que se implica a las familias y con las que se persigue promover una actitud positiva hacia los animales, impulsar un modelo de relación sustentado en el respeto, cuidado y protección de los seres vivos y favorecer y facilitar los procesos de desarrollo y socialización de los niños en plena naturaleza y en contacto con los animales.

Bertha Chapman, citada por Levinson (1995), defiende un mayor empleo educativo de la íntima relación del niño con la naturaleza. La mejor forma de ganarse con facilidad el afecto sincero del niño es demostrándole un interés real hacia un animal.

Contribuciones

Las actividades que se llevan a cabo en Baby Dog & Baby Pony contribuirán:

  • A nivel cognitivo
    • Procesos (atención, memoria…) y habilidades cognitivas
    • Conceptos (numeración, colores, aproximación lectoescritura…)
  • A nivel comunicativo
    • Abrir nuevos canales de comunicación utilizando al animal como elemento mediador
    • Incrementar el vocabulario real que el niño pueda conocer y utilizar en su vida diaria
    • Crear situaciones que fomenten la comunicación total
  • A nivel socioafectivo
    • Aprovechar la presencia del animal para la creación de un vínculo afectivo animal-niño
    • Fomentar las relaciones interpersonales: niño-animal, niño-iguales, niño-adulto
    • Desarrollar las habilidades básicas en base a la relación que se establece con el animal: contacto ocular, sonrisa social, conductas protodeclarativas e imperativas, conductas prosociales y la resolución de conflictos
    • Responsabilidad, autoconcepto, autoestima, etc.
  • A nivel sensorial
    • Proporcionar nuevas experiencias sensoriales para lograr una estimulación integral
    • Conocer los 5 sentidos a través del contacto con los animales y el entorno
    • Hacer partícipe al niño de las dimensiones y sensaciones de su propio cuerpo al observar y relacionarse con el animal y el entorno
  • A nivel psicomotriz
    • Fomentar la adquisición y desarrollo de habilidades motrices utilizando al animal como elemento motivador
    • Desarrollar conceptos espacio-temporales, tanto del propio niño como tomando de referencia al animal (esquema e imagen corporal, motricidad fina y gruesa, relaciones causa-efecto, autonomía personal…)